Ver Revista 

“Descarado” triunfo chileno en Panamá

Arantxa Villalón y Paola Muñoz brillaron en la Clásica RPC Radio.
Invitadas a Centroamérica por Zerouno Bikes para integrar el equipo “Descarados Cycling Club”, las pedaleras nacionales vencieron en individuales, sprint y tabla general, confirmando la calidad que les permitió alzar los brazos en la Vuelta a Colombia Femenina y el Tour Femenino en 2020.

Por Patricio Drago T.

7anoticia

Aranxa y Paola, celebrando 1º y 2º Lugar con sus respectivas tricotas de Lider.

 

Una invitación del sponsor Zerouno Bikes (bicicletas que usarán en el Panamericano de Pista específico) llevó hasta Panamá a las ciclistas nacionales Arantxa Villalón y Paola Muñoz, para disputar la Clásica RPC Radio, evento deportivo que reúne a los mejores atletas de toda América.

Como parte del equipo “Descarados Cycling Club”, ambas corredoras lograron sendas victorias en individuales, sprint y tabla general, demostrando la calidad que les permitió alzar los brazos en la última Vuelta a Colombia Femenina y el Tour Femenino 2020 y confirmando su gran capacidad sobre las dos ruedas. Claro que ahora sobre los húmedos y calurosos suelos centroamericanos.

“Todos los días era un circuito diferente, cuatro días de competencia, cuatro carreras distintas. Eso era lo más entretenido, porque no sabíamos a lo que nos enfrentaríamos. Y digo distintos porque las distancias variaban, siendo algunos más técnicos, es decir, no hechos para dar un espectáculo”, precisó Arantxa Villalón.

“Por ejemplo, en una carrera técnica hay que tener mucha habilidad porque es curva contra curva y vuelta en ‘U’. Se necesita un buen manejo de bicicleta y mucha potencia, ya que se debe enfrentar un ‘arranque’ en cada vuelta. Es decir, frenábamos, dobláblamos y arranque y así sucesivamente durante 33 giros. Entonces, era una carrera de pista en donde estábamos muy enfocadas, ya que pudimos entrenar en Chile en pista gracias a los permisos que nos entregó el Ministerio de Salud, la Federación de Ciclismo de Chile y el Comité Olímpico de Chile”, agregó.

A lo que se refiere Aranxa es que la Clásica RPC Panamá se disputó en 4 etapas: la 1ª: Amador Grand Prix (3 kms - 11 kms.); 2ª: Amador The Labyrinth (2,1 kms - 2,1 kms); 3ª: Metro Park Twilight (1,8 km – 45 kms); 4ª: Metro Park Gran Prix (3.3 kms - 82.5 kms.

El Metro Park, asegura Villalón, era más largo y se tornaba complicado por el clima, ya que las competencias eran al mediodía, con mucha humedad y calor, sin árboles que dieran sombra. “Todos los días había metas sprint, en donde había que ir a disputar el primer lugar. Y ahí Paola, que es la reina de las metas sprint, las ganó. Después sólo tuvimos que disputar las etapas finales en donde gané 3 de las 4, y Paola obtuvo la otra. También gané la meta de regularidad y la general”, dijo.

Respecto del buen rendimiento, la pedalera criolla sostuvo que “marcamos la diferencia por el trabajo en equipo, leyendo muy bien cómo se manejaban las otras corredoras. Lo que sucede es que al momento de enfrentar las competencias hay que observar a los otros teams, averiguar si irán al ataque o mantendrán un ritmo tranquilo. Hay que saber cuándo podrá venir una ‘fuga’ y cómo el equipo es capaz de controlarla. Y eso lo hicimos bien también”.

“HICIMOS LO QUE QUISIMOS”

Si bien ambas deportistas llegaron a Panamá sin conocer al resto del equipo de “Descarados Cycling Club”, se encontraron con la grata sorpresa de tener que trabajar junto a Daniela Salcedo, Karen Leicano, Carlota Matus, Jazmín Soto y Cynthia Lee. “En el pelotón hacíamos lo que queríamos, es decir, desarrollamos toda la estrategia al planear bien las cosas (se hace lo que se dice). Todos los días teníamos con Arantxa una charla con nuestros entrenadores (Gonzalo Garrido y Daniel Bretti), lo que se sumó al trabajo del equipo. Entonces, como estábamos ‘fuertes’, la idea era que Arantxa buscara la vuelta y la fuga, porque en la llegada al sprint, que no era su especialidad, podía costarle no estar dentro de los 3 primeros lugares”, sostuvo Paola Muñoz.

“Arantxa mostró lo fuerte que estaba, ya que después de que terminaban las metas sprint buscaba la fuga y así pudimos hacer en todas las etapas el 1-2. En la segunda etapa, eso sí, no pudo buscar la fuga porque la tenían más neutralizada, además de que el circuito era más trabado, más cortito”, dijo.

7bnoticia300x230

Jennifer Cesar y Paola Muñoz llegando a un giro y preparando el explosivo arranque.


En relación con el circuito disputado en Fuerte Amador (sector de la costa este), Paola Muñoz opinó que “fue tipo Critérium, que son circuitos muy típicos en Estados Unidos, muy cortitos, con mucha curva cerrada, técnicos y trabados. Esto nos obligó a frenar y poder atacar nuevamente en cada salida de viaje. Entonces, cuando tienes giros en ‘U’ te toca frenar y arrancar nuevamente y para hacerlo bien debes colocar uno o dos piñones más livianos, frenar antes de entrar a la curva y en la curva no frenar. Y cuando te paras en los pedales hay que engranar mejor porque se necesita un desarrollo más liviano”.

La pedalera nacional agregó que “a medida que impulso la bicicleta voy nuevamente cargando más desarrollo. En estos circuitos trabados tienes que jugar más con los cambios, porque si vas pedaleando a dos por hora se te va el pelotón. En resumen, era como estar en el Parque O’Higgins, pero no es una elipse, ya que incluso tuvimos que dar unos giros dentro de un estacionamiento”, completó.

Respecto de las diferencias sustanciales que marcaron a su favor, Paola Muñoz “culpa” a “la complicidad y el trabajo en equipo, porque muchas veces los corredores se creen más de lo que son y cuando el técnico te da las instrucciones simplemente no lo escuchan. Eso le pasaba en ocasiones a los otros equipos. Entonces, al no tener corredoras fuertes se les hizo difícil controlar nuestros ataques”.

 

7anoticia